gotelé

Cómo eliminar el gotelé

Reforma integral para quitar el gotelé de las paredes de nuestra casa

El gotelé es una técnica que consiste en esparcir pintura espesa al temple, creando superficies con acabado grumoso o en forma de gotas. El nombre viene del término francés “gouttelette“, que significa “gotita“. El procedimiento fue muy empleado durante las décadas de los 80 y 90 y resultaba ideal a la hora de disimular imperfecciones en las paredes (un gotelé grueso solía ser indicativo de calidades de construcción inferiores). El avance del pladur ha logrado desplazar al gotelé, aunque sigue aplicándose y es el acabado de referencia para muchas promotoras.

Una de las reformas habituales en los hogares modernos consiste en eliminar el gotelé y sustituirlo por otros acabados. A continuación, te mostramos algunas pautas para conseguir un resultado satisfactorio.

habitación sin gotelé

Herramientas y utensilios necesarios

Para deshacernos del gotelé y dejar la pared como nueva necesitamos los siguientes elementos:

  • Papel con cinta. Para cubrir puertas, zócalos, ventanas etc.
  • Cinta de carrocero.  Para la misma finalidad.
  • Guantes de vinilo.
  • 1 mascarilla.  Evita las molestias que provoca el olor de la pintura.
  • Sábanas de plástico. Sirven para cubrir  los muebles de la estancia y protegerlos del polvo y de la pintura.
  • 1 rodillo para paredes lisas, con su correspondiente alargador telescópico de aluminio.
  • 1 mono. Para proteger la ropa de las manchas y del polvo.
  • 1 brocha de recortar. Nos ayuda a llegar hasta los lugares más inaccesibles.
  • 1 llana alisadora. Se emplea para aplicar la pasta cubregotelé.
  • Lija.
  • Pasta específica para cubrir gotelé.
  • Imprimación universal. 
  • Pintura de interior.

Proceso

En primer lugar, procedemos a colocar los muebles en el centro de la habitación y los cubrimos con plásticos. Igualmente, protegemos los enchufes, las puertas, las ventanas y los zócalos de la estancia.

En vez de raspar el gotelé de las paredes, procedemos a aplicar sobre el mismo la pasta especial para cubrir el acabado grumoso. Para extender el emplaste debemos utilizar el rodillo con el alargador. Si el gotelé es muy denso será precisa otra capa de producto, con el objetivo de lograr un resultado satisfactorio que cubra por completo los grumos. Entre mano y mano es aconsejable lijar la pared.

 Tras aplicar la pasta cubregotelé y esperar el tiempo indicado por el fabricante, procedemos a alisar la superficie con la llana y a pasar la lija.

Después de ocho o nueve horas, estamos en disposición de aplicar la imprimación y, más tarde, la pintura de interior. La imprimación favorece el agarre del producto final y facilita un resultado espectacular.

En definitiva, tú mismo puedes eliminar el gotelé de casa. Sin embargo y si deseas un acabado profesional o no dispones de medios o tiempo, no dudes en contactar con una empresa especializada, como Servificat Mantenimiento y Reformas Integrales en Madrid.