palé reciclado

Construye tus muebles con palés

Muebles fabricados con palés reciclados

Seguro que los has visto, alguna vez, en las afueras de las naves de un polígono industrial, apilados en grandes almacenes e, incluso, en vertederos. Los palés son estructuras de madera destinadas al transporte y movimiento de cargas, que han terminado convirtiéndose en magníficos objetos de diseño y en materiales para confeccionar todo tipo de muebles y complementos para el hogar.

Los muebles fabricados con palés son ya un símbolo del reciclaje casero y sinónimo de funcionalidad y austeridad. Es cierto, su madera no es de gran calidad. Sin embargo, estos elementos industriales gozan de gran resistencia y sólo con algunos arreglos se consiguen auténticas maravillas. Por poco dinero, con mucha imaginación y algunas herramientas básicas, conseguirás un toque ecológico, rústico y vanguardista en tu hogar.

palé 3

Trabajar con palés

Si te lanzas a la aventura de diseñar y crear tus propios muebles con palés reciclados, procura lijar las piezas para eliminar astillas y posibles imperfecciones de la madera. Después, aplica un barniz protector, que aporte brillo y mayor resistencia al material. No obstante, puedes omitir este paso, si deseas un resultado virgen y totalmente natural.

El aceite de linaza es un producto absolutamente recomendable para reciclar palés. No obstante, existen un sinfín de barnices en el mercado, elaborados a base de aceites naturales, además de pinturas ecológicas. En cuanto a las herramientas, una sierra, clavos, adhesivos de montaje o una lija te serán imprescindibles en el trabajo.

Si vas a realizar una reforma integral en tu casa, lo tienes muy fácil. Aprovecha la circunstancia y guarda los palés de los materiales que se van a emplear en la obra, para crear muebles auténticos y funcionales en el futuro.

Algunos ejemplos

Los palés ofrecen un sinfín de posibilidades. Sofás, mesas bajas, bibliotecas, estanterías, zapateros, maceteros, columpios, escaleras, camas, botelleros, porta-velas, cabeceros, soportes para el televisor, sillas o bancos pueden confeccionarse a base de estos elementos. La imaginación no tiene límites en este campo.

En el caso de los sofás, por ejemplo, los palés se convierten en el respaldo y en la base de estos muebles. Sólo tienes que elegir las piezas del tamaño adecuado y unirlas hasta que queden firmes. Únicamente debes añadir los cojines y ¡listo!. Al final, obtendrás todo tipo de diseños modulares adaptados a tus necesidades y gusto.

Uno de los usos más populares que se ha dado a los palés son las mesas bajas de centro. En ocasiones, se les añaden cuatro ruedas para permitir la movilidad. Se puede optar por incorporar un vidrio encima y cortado a la medida o prescindir de él, logrando un estilo más rústico.

Resumiendo, los palés reciclados pueden servirte para crear un ambiente sostenible, funcional y con estilo. Una solución más que económica para la próxima reforma de tu casa.

Fotos: Flickr-Disechos