Ático con piscina y tarima de madera en terreza

Piscina en ático y tarima exterior

Reforma en ático. Piscina, acero inoxidable, cristal de seguridad y tarima exterior

Esta reforma tuvo lugar en un ático de la calle Velázquez de Madrid. La obra supuso todo un reto para Servificat Mantenimiento y Reformas Integrales, pues se trataba de construir una piscina de 60 metros cuadrados en la terraza, acero inoxidable, cristales de seguridad y rodeada de tarima exterior de madera. Como puede apreciarse en la fotografía, el resultado es un espacio acogedor, funcional e ideal para el relax.

Nuestra empresa posee 30 años de experiencia realizando reformas integrales en Madrid, especialmente en Hortaleza, San Chinarro, Las Tablas y Montecarmelo. Sin embargo, han sido contados los proyectos que nos han proporcionado un grado de satisfacción similar al experimentado con esta obra de la calle Velázquez. A continuación, resumimos someramente todo el proceso y los pasos seguidos hasta llegar al resultado que vemos en la instantánea.

El mayor riesgo que presenta la construcción de una piscina en un ático es el peso que se ve obligada a soportar la estructura del edificio. En muchos casos, tras la valoración positiva por parte de un técnico, se emplea el hormigón. Si se precisa mayor capacidad de carga, suelen usarse vigas o pilares de hierro, conformando una estructura que se apoya en los muros. Sin embargo, existe una solución más sencilla y menos costosa: el acero inoxidable.

Las piscinas de acero inoxidable son ideales para áticos, terrazas o azoteas. Tengamos en cuenta que su estructura pesa alrededor de un 80 por ciento menos que el hormigón. Además, no les afecta ni el sol ni otros agentes meteorológicos y su mantenimiento es menos costoso.

Tras la construcción de la piscina en el espacio reservado para tal fin, otro de los pasos fundamentales del proyecto fue la colocación de la tarima exterior. En primer término, nos preocupamos de aplicar una inclinación de desnivel del 2 por ciento, para evitar que el agua penetrara en la vivienda. El posterior trazado de la tarima se montó para aprovechar dicha inclinación y  el efecto limpiador de la lluvia sobre la madera. Utilizamos lamas de madera tratada, que resiste a la perfección cualquier inclemencia meteorológica.

Y, por fin, llegó la hora de instalar la valla de seguridad de cristal y acero inoxidable. Se trata de un eficaz sistema de protección, que garantiza la transparencia, el confort y la duración en el tiempo. Un elemento imprescindible en fincas con niños o personas mayores. El cristal templado es el más empleado en todo tipo de edificios, debido a su comportamiento mecánico y por ofrecer mayor seguridad contra roturas accidentales.

En definitiva, una de las reformas integrales de las que más satisfechos nos sentimos.